Acordes dominantes secundarios.

Es común que, en ocasiones, encontremos algún acorde que no «nos cuadra» con la tonalidad general de la canción.  Algo que nos deja «descolocados» ya que no terminamos de asociar la relación de dicho acorde con el resto de la estructura.

Existen muchas alternativas a la composición diatónica (escala mayor) y que comportan a nuestra composición una mayor «amplitud» sonora, haciendo que resulte menos predecible y «monótona».

Uno de los recursos más comunes es el del empleo de los acordes dominantes secundarios.

Para comprender el concepto de dominantes secundarios debemos remontarnos a la explicación de las funciones de acordes. Recordemos que dentro de la tonalidad mayor nos encontramos con tres tipos de funciones: función tónica, subdominante, dominante.

La función tónica es la asociada al primer grado de la escala mayor (I), la función subdominante viene referida al IV y la dominante al V grado.

De esta manera en la escala mayor de DO, por ejemplo nos encontraríamos con que las funciones tónica, subdominante y dominante serían respectivamente:

Tónica: Do
Subdominante: Fa
Dominante: Sol

Cuando hablamos de dominantes secundarios, por tanto, nos estamos refiriendo al V grado de una escala mayor, pero se domina secundario ya que se refiere ala dominante de cualquier grado distinto de la tónica. Es decir el acorde dominante de otro acorde al que, por ejemplo, pueda preceder.

La alta tendencia a terminar una progresión sobre un  acordes dominantes hace que cualquier acorde diatónico (de la escala mayor) sea susceptible de tener un dominante que resuelva sobre él. A este tipo de resolución de dominante sobre una acorde diatónico (exceptuando el del 5º grado que se denominaría dominante primario) se le denomina dominantes secundarios.

La resolución de un dominante sobre otro acorde se representa con una flecha desde el acorde dominante hasta el de  su resolución.

Nomenclatura:

  • Si se trata del quinto grado (dominante primario) que resuelve sobre el I, se pone simplemente V7

Cadencia de dominante

  • Si se trata del dominante que resuelve sobre cualquier otro acorde diferente al quinto grado de la escala, se pone: V7/grado sobre el que resuelve

Dominante secundario

Ejemplo:

Analicemos esta progresión de acordes: Do – La – Rem – Sol – Do

Parece haber dos tonalidades porque hay dos acordes de dominante distintos; en armonía diatónica (en tonalidad mayor), el dominante sería siempre el acorde perteneciente V grado y casi siempre en las menores.

Según este análisis, la tonalidad de Do mayor viene indicada por el acorde Sol, Sin embargo, el acorde Rem viene precedido de un LA. ¿Indica LA un cambio de tonalidad o hay otra explicación?

Este acorde de LA sería dominante Secundario. Y porqué incluímos el LA. Esto es porque si analizamos la escala de Re mayor precisamente nos daremos cuenta de que ese acorde de LA es la 5º nota de su escala, por tanto sería la dominante de su tonalidad. Al incluirlo como acorde de «transición» (cadencia) dentro de nuestra tonalidad se le llama acorde de dominante secundario.

C A7 Dm7 G7 C
I V7/II IIm7 V7 I

Tipos de dominantes secundarios

Los dominantes secundarios ocurren en tonalidades mayores y menores. La regla general es esta:

Cualquier acorde diatónico puede ser precedido de su dominante secundario excepto el acorde VIIº en mayor y el IIº en menor.

 

La exclusión de los acordes VIIº y IIº es debido a que estos acordes están basados en una tríada disminuida, que es considerada demasiado disonante para funcionar incluso temporalmente como punto de resolución.

Como el papel del dominante secundario es el de incrementar la sensación de anticipación del acorde siguiente. Hay un número limitado de dominantes secundarios posibles.

Variaciones en los dominantes secundarios

Un dominante secundario actúa como presentación de un cierto acorde. Sin embargo, un recurso común en los compositores es crear ese sentido de anticipación para luego engañar al oyente, generando así sorpresa.

Para diferenciar de los dominantes secundarios que resuelven al acorde de séptima que resuelven (como V hacia I, V7/II hacia IIm, etc.), se denominan dominantes secundarios activos.

Como el nombre indica, llevan a cabo la resolución que se les supone. El segundo tipo, incluidos los dominantes de séptima que no resuelven, son los dominantes secundarios pasivos. Estos crean la sensación de resolución, pero no la llevan a cabo, como V/II hacia IV, etc.

Sea cual sea el caso, el dominante secundario crea un sentido de expectación, y el análisis es el que determina si es pasivo o activo.

Dominantes por extensión

Cualquier dominante secundario puede estar precedido por un dominante por secundario a esto se le llaman acordes por extensión.

Dominante por extensión
                                                                              E7 sería un dominante por extensión

 

 

2 respuestas a «Acordes dominantes secundarios.»

Deja una respuesta